Su Patronazgo

Desde el momento en que Santa María la Real de la Almudena es entronizada Patrona con todos los honores en el Altar Mayor de la recién cristianizada mezquita por el arzobispo de Toledo se convierte en la Patrona de la Villa, por voluntad de su pueblo y por voluntad de su rey, con la aprobación de Roma y con la reafirmación de diferentes monarcas a lo largo de los siglos.

Los primeros datos históricos que se conservan datan de 1.884 cuando el Papa León XIII expide la correspondiente Bula para que Madrid, hasta entonces dependiente de la archidiócesis de Toledo, tenga diócesis propia.

En agosto de 1.905 S.S. el Papa Pío X, (San Pío X), declara por soberano decreto a Santa María la Real de la Almudena como Patrona de Madrid, señalando su festividad para el día 9 de noviembre, “fecha gloriosa que recuerda la aparición de la apostólica imagen en el muro de la Cuesta de la Vega, en igual día y mes de 1085”. Continúa el decreto: “Aclamada por la Iglesia es Nuestra Señora de la Almudena, Patrona de Madrid, con oficio doble de segunda clase, que se rezará en toda la diócesis el día 9 de noviembre”.

El 10 de noviembre de 1948, a petición del entonces obispo de Madrid-Alcalá y Patriarca de las Indias, D. Leopoldo Eijo y Garay, y mediante bula pontificia de S.S. el Papa Pío XII, de fecha 25 de octubre de 1.948, Santa María la Real de la Almudena es coronada canónicamente Patrona de Madrid. Las coronas de oro, realizadas por el orfebre madrileño don Juan José García, son costeadas por suscripción popular. Ese mismo día, el Jefe del Estado, don Francisco Franco, otorga con carácter permanente los máximos honores militares, Capitán General con mando en plaza, a Santa María la Real de la Almudena.

 

Comments are closed.